Consejos para hacer rutas a caballo

Las excursiones a caballo y las organización de rutas ecuestres como parte de nuestras vacaciones están acaparando cada vez más importancia. De ahí que tengamos que tener en cuenta algunas pautas y consejos antes y después de subirnos a un caballo, para poder disfrutar al cien por cien de todo lo bonito y saludable que puede resultar nuestra ruta.

Antes de subirnos a un caballo

No basta con llegar, pisar el estribo y subirte a un caballo. Tienes que pensar en ti y en el animal que vas a montar. Respecto a ti:

La ropa

La ropa que debes utilizar para dar un paseo a caballoUna ruta ecuestre se realiza normalmente por el campo, la montaña, reservas naturales como la de Doñana, muy cerca de Sevilla, etc. Por lo tanto, proteger tus piernas es fundamental. Para ello, un pantalón de tela dura y resistente evitará el roce constante no sólo con la montura y la piel del caballo, sino con las ramas, arbustos, etc. y todo aquél material que pueda dañar nuestra piel.

Los pies también deben ir protegidos. Ten en cuenta que los llevarás dentro del estribo durante todo el paseo a caballo. Lo ideal es ponerse unas botas de montar, pero si no tienes, puedes utilizar cualquier tipo de bota de montaña o cualquier calzado fuerte. Aunque haga calorcito y apetezca llevar los pies al aire, olvídate de utilizar sandalias o chanclas (ni con calcetines).

Los estribos

Uno de los mayores beneficios que obtenemos al realizar un paseo a caballo, y sobre todo cuando realizamos rutas ecuestres al aire libre, es el equilibrio que adquirimos. Pero para trabajar el equilibrio, los estribos deben estar alineados a la misma altura en ambos lados.

Debes asegurarte que la cincha está bien colocada y apretada fuertemente, pero ten todo el cuidado del mundo en que tu caballo no se sienta incómodo y puedas hacerle daño.

Si todo esto está bien colocado, conseguiremos que el caballo camine más cómodo, porque tu peso estará bien repartido.

Y por supuesto, pide ayuda a tu monitor o monitora para verificar todo esto.

¿Tu caballo te conoce?

Conociendo, hablando y acariciando a nuestro caballo antes de montarloUn caballo, aunque esté domesticado, no deja de ser un animal que nace salvaje por naturaleza. Es de vital importancia crear un vínculo entre caballo y jinete, y aquí, tú juegas el papel protagonista.

Acércate con delicadeza pero con decisión al caballo que vas a montar. Acaríciale, aunque suene a película, susúrrale, háblale, y deja que te olfatee. El caballo es un animal muy sensitivo y detectan rápidamente esa suavidad con la que le hablas y le acaricias. Será entonces cuando te considerará su amig@.  El oído y el olfato son sus sentidos más desarrollados, y es éste último lo utilizan para reconocer a la gente que les rodea.

Y ahora, súbete a tu caballo

No es lo mismo subirse a lomos de un caballo por un lado u otro. El hecho de subirse por el lado izquierdo viene de la práctica militar, ya que los militares llevaban el sable situado en su lado izquierdo para desenvainar con su mano derecha. Por eso era más fácil subir por el lado izquierdo.

Además, los hemisferios cerebrales del caballo tienen una conexión débil y aprenden a ver que es normal que algo suceda en un lado y no en el otro.

Así que ya sabes, súbete por el lado izquierdo de tu caballo.

Ya estamos montados en nuestro caballo

Nuestro monitor ya nos ha revisado los puntos anteriores y todo está en orden para poder montar nuestro caballo y disfrutar de un agradable paseo. Veremos lo más esencial a la hora de montar a caballo para realizar una ruta ecuestre:

Cómo agarrar las riendas

Las riendas serán el volante y uno de los vínculos que tienes con tu caballo. Aprenderás a obtener el equilibrio correcto entre la fuerza y la suavidad. Es decir, agarra las riendas suavemente, pero firme. El animal debe sentirse a gusto y libre mientras camina, pero tú debes tener el control en todo momento. Esto se consigue teniendo las riendas bien cogidas, pero no tienen porqué estar tirantes.

La posición de los brazos

Si quieres tener un paseo a caballo agradable y cómodo tanto para ti como para el animal, tus brazos deberán ir siempre estirados y mantener las manos juntas. Las riendas deberán cogerse “cortas” pero flexibles y suaves a la vez.

Las medidas de las riendas

Suele ocurrir, sobre todo al principio, que cogemos las riendas con ambas manos, para que los giros y movimientos resulten más fácil al jinete. Debes mirar desde arriba y mantener las dos riendas con la misma longitud desde tus manos hasta el bocado.

Relájate y disfruta

Rutas a caballo por el Parque Natural de DoñanaCuántas veces has oído decir que los perros olfatean nuestro miedo… Pues algo parecido ocurre con los caballos. Tienen un sentido muy especial en cuanto a la percepción de las vibraciones de los demás seres vivos. Por lo tanto, cuanto más seguro estés de ti mismo y más relajado te encuentres cuando estés en contacto con él, más receptivo estará para pasear, y así , tu ruta ecuestre o paseo a caballo será todo un éxito, tanto para ti como para el animal.

Escucha y pon atención a tu monitor antes de iniciar tu ruta a caballo y verás como disfrutáis de vuestro paseo.

2 Aportaciones sobre “Consejos para hacer rutas a caballo

  1. Hola, me gustaría que me recomendaseis algún centro ecuestre para no sólo hacer rutas a caballo, sino poder llevar a mi niña a aprender a montar. Gracias

  2. Hemos hecho mención a un centro ecuestre que organiza excursiones a caballo y otros tipos de eventos en Sevilla, Jerez y Huelva, especialmente en el Parque Natural de Doñana.

    Si quieres más información, puedes ir a EponaSpain.com. Están en Carmona (Sevilla)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Tu sitio web